¿Por que me vibra el volante?

volante de auto

Por Juan Daniel Benavides (@juanda_bp)

¿Por que me vibra el volante? Esa es una pregunta bastante frecuente a la que vamos a intentar dar respuesta en Muelles y suspensiones panzer(@panzer_ms) revisando las principales causas de las vibraciones y viendo las soluciones y  la forma de proceder en cada caso.

1. El estado de las llantas y su balanceo.

Desgaste disparejo o “chichon”: Este tipo de defecto suele notarse como una vibración rítmica que aumenta poco a poco con la velocidad del coche. Este rítmico “bamboleo” también se produce por una llanta abollada o alabeada. En tal caso, lo recomendable es comprobar las presiones y estado de nuestros neumáticos y en caso de ser necesario, sustituirlos.

llanta con chichón o huevo
llanta con chichón o huevo

Desbalanceo es otro de los factores frecuentes por los que nos puede vibrar el volante del carro. Si el volante vibra sólo a una velocidad determinada (por ejemplo a 100km/h) o en un determinado rango de velocidades, posiblemente el origen del problema sean unos neumáticos desbalanceados. La solución es sencilla y económica: balancear nuevamente los neumáticos.

2. Dirección desalineada y desgaste en el sistema de suspensión:

 Si nuestra dirección está desalineada o los elementos de suspensión (terminales, brazos axiales, rotulas, amortiguadores, bujes de tijera y otros) no están en buenas condiciones puede darse un desgaste prematuro de los neumáticos, un aumento del consumo de combustible, un peor comportamiento dinámico del vehículo y las dichosas vibraciones en el volante.

La solución es estos casos es llevar primero el carro a alineación para ajustar correctamente las medidas de la geometría de la suspensión de ser necesario el técnico te recomendara una visita al taller especializado (MUELLES Y SUSPENSIONES PANZER) para cambiar o ajustar componentes de la suspensión los cuales no permiten dar una correcta alineación.

3. Discos de freno en mal estado

Si el volante vibra cuando frenas, el origen casi siempre está en los frenos. En tal caso lo más probable es que los discos de freno delanteros estén alabeados o deformados. Al no estar completamente planos transmiten molestas vibraciones al volante y a los pedales y disminuyen enormemente la eficacia de la frenada.

El alabeo de los frenos puede producirse por un uso muy exigente de los mismos, cambios bruscos de temperatura (por ejemplo pasar un gran charco tras una frenada intensa) o por el propio desgaste de discos y pastillas. En este caso la solución pasa por rectificar los discos de freno o sustituirlos por unos nuevos. Normalmente lo segundo es lo más adecuado por coste y garantías. Siempre que se ponen discos de freno nuevo se deberían cambiar al mismo tiempo las pastillas de freno ya que las viejas pastillas están “viciadas” con el desgaste del anterior disco.

Si tienes alguna razón adicional o alguna pregunta en especial me la puedes hacer saber en los comentarios de este post y con todo el gusto tratare de responderla. Hasta una próxima!

Deja un comentario